Deformidades del pie. Pie zambo

Constituye la deformidad más frecuente del pie. Uno de cada mil nacidos vivos lo presenta. Es más frecuente en niños que en niñas, y la incidencia es mayor si existen antecedentes familiares.

¿Cuáles son sus causas?

Aunque no está esclarecido, existen factores como son: posiciones mantenidas del bebé durante el embarazo, factores hereditarios o de origen neurológico que están implicados en su aparición.

¿Qué clínica aparece?

Existe una deformidad que afecta a las articulaciones tibiotarsiana, subastragalina y mediotarsiana, donde hay una desviación de los diferentes ejes del pie.

Esto conlleva a la aparición de un pie con deformidad en: equino, varo, cavo y aducto (generalmente ocasionado por la retracción de partes blandas y debido a la deformidad ósea). Puede existir retracción del tendón de Aquiles y tibial posterior.

¿Qué objetivo tiene la fisioterapia?

  • Se persigue reducir la deformidad, mantener los grados articulares conseguidos y alcanzar la mayor corrección posible.
  • Reequilibrar las fuerzas musculares para mantener una buena movilidad articular y evitar retracciones.

Es muy importante comenzar una fisioterapia precoz, complementando el tratamiento con férulas correctoras para proteger las articulaciones y evitar retracciones de la musculatura implicada. En los casos más graves es necesario la realización de tenotomía del tendón de Aquiles.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad