Los síntomas más comunes de la alergia y cómo ponerles solución

Cuando tenemos alergia, es porque nuestro sistema inmunológico está especialmente activo. Esta hiperactividad se traduce en que nuestro cuerpo reacciona de manera adversa a cosas que por lo normal son inofensivas; el polen, el polvo de casa, el pelo de nuestras mascotas o incluso algún alimento en particular.

Si sospechas que tu hijo podría tener alergia, te recomendamos que visites nuestro centro para que nuestros expertos en Alergología estudien su caso.

Aún así, vamos a resolver muchas de las dudas frecuentes que tienen los padres que nos visitan, para que así estés lo mejor informado posible.

¿Qué causa las alergias?

El sistema inmunológico es la defensa de nuestro organismo contra las infecciones y las enfermedades. Su labor es prevenir que los gérmenes, los virus y otras sustancias invadan nuestro cuerpo, y en el caso de que lo consigan, eliminarlos para que no puedan resultar una amenaza.

Si tienes una alergia, la forma en la que el sistema inmunológico reacciona a “cositas tan inofensivas” como el polen, el moho, los ácaros o la caspa animal cambia, y los identifica como invasores peligrosos. Ahí es cuando crea un anticuerpo específico para prevenir más “invasiones”.

Las alergias pueden parecer en cualquier época del año, no sólo en primavera.

¿Cómo contraataca el organismo?

Cuando más tarde entras en contacto con este mismo alérgeno, el cuerpo está preparado para responder con este anticuerpo específico y protector.

Estos anticuerpos se adhieren a ciertas células blancas llamadas mastocitos, presentes en la membrana mucosa de la nariz, ojos y pulmones, y causa inflamación en el proceso.

Los cilios, esos pequeños pelitos de la nariz que atrapan y eliminan los alérgenos, se llenan de mocos y otros fluidos, y ahí es cuando aparecen los síntomas de la alergia.

¿Son preocupantes las alergias?

Las alergias son mucho más que una simple molestia pasajera — son un problema de salud que puede llegar a ser grave.

Las alergias interfieren con las actividades diarias y pueden impactar de forma muy negativa al desarrollo y calidad de vida del pequeño.

Por lo general, existen 2 tipos de alergias:

Alergias ambientales

Estos alérgenos pueden resultar molestos, pero por lo general no llevan a reacciones severas. Son controlables con medicación, aunque siempre es mejor evitar exponernos a los mismos si es posible.

  • Polen
  • Moho
  • Mascotas
  • Ácaros

Alergias peligrosas

Algunos alérgenos pueden llevar a la anafilaxis, una reacción alérgica seria y potencialmente letal, tan sólo con una exposición mínima. Entre estos alérgenos nos podemos encontrar

  • Comida
  • Veneno de insectos
  • Látex
  • Medicaciones

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la alergia?

Los síntomas pueden variar en cada paciente, pero los más comunes de las alergias ambientales son:

  • Nariz mocosa
  • Estornudos
  • Tos
  • Ojos enrojecidos y/o llorosos
  • Picazón en nariz, boca u ojos

Si se dejan sin tratar, estos síntomas pueden desencadenar en otros como congestiones nasales, dolores de cabeza, gargantas irritadas y otros problemas, por lo que el tratamiento es importante.

Los síntomas de la alergia también pueden ser graves y/o potencialmente letales, llevando a la tan temida anafilaxis. Estos síntomas pueden requerir tratamiento de urgencia.

  • Piel: picazón, enrojecimiento, hinchazón, urticaria
  • Boca: picazón, hinchazón de labios y lengua
  • Estómago: vómitos, diarrea, retortijones
  • Sistema respiratorio: falta de aliento, resuellos, toses, dolor o presión en el pecho
  • Corazón: pulso débil, mareos, desvanecimientos
  • Dolores de cabeza, congestión nasal, ojos llorosos, sudor excesivo
  • Confusión, sensación de muerte inminente
  • Pérdida de consciencia

¿Qué tratamientos y medicinas para la alergia existen?

Actualmente existen varias opciones a la hora de lidiar con las alergias:

  • Evitar la exposición al alérgeno
  • Medicaciones
  • Inmunoterapia alergénica
  • Sprays y lavadores nasales

Inmunoterapia alergénica

La inmunoterapia alergénica te ayuda a desarrollar una tolerancia a los alérgenos que te afectan, reduciendo o eliminando los síntomas que te provocan. Funcionan de la siguiente forma: se te administra el alérgeno en dosis pequeñas, incrementando la dosis de manera gradual hasta que consigas tolerarlo.

Esta tolerancia suele continuar incluso después de que termine la inmunoterapia, pero esto depende mucho del organismo del paciente.

Las medicaciones más usadas

Entre las medicaciones más utilizadas para tratar las alergias nos podemos encontrar con las siguientes:

  • Antihistamínicos
  • Descongestionantes
  • Sprays nasales de corticosteroides
  • Modificadores de leucotrienos
  • Estabilizadores de mastocitos
  • Anticolinérgicos

¿Cuáles son las alergias más comunes?

Hay muchas sustancias capaces de provocar reacciones alérgicas, y las podemos clasificar de la siguiente forma.

Comida

En la comida tenemos una fuente de alérgenos muy variados, desde los que causan reacciones leves a los que provocan anafilaxias. Los más comunes son los siguientes:

  • Lácteos
  • Huevos
  • Frutos secos
  • Trigo
  • Soja
  • Pescado
  • Marisco

Polen

El polen son pequeñas partículas liberadas por diferentes tipos de plantas, desde árboles a arbustos. Los granos de polen flotan en el aire durante casi todo el año, con mayores concentraciones en los meses de primavera.

Mientras que hay formas de limitar la exposición al polen y minimizar los síntomas, lo habitual es utilizar diferentes medicaciones para controlar éstos.

Moho

El moho son hongos microscópicos que se pueden encontrar en cualquier lado, en exteriores e interiores. Se reproducen por esporas tan ligeras y pequeñas que flotan en el aire como el polen. Estas esporas pueden provocar síntomas alérgicos, y aunque se desconoce la razón, son especialmente peligrosas para personas con asma.

Entre los tratamientos tenemos los antihistamínicos, los corticosteroides por vía nasal o los descongestionantes.

Mascotas

Las reacciones alérgicas a perros, gatos y otros animales con pelo están causadas por sustancias encontradas en su piel conocidas como caspa.

Esta caspa causa reacciones al ser inhalada, al entrar en contacto con los ojos o con la piel. Las reacciones pueden ocurrir de forma instantánea, pero a veces tardan horas en aparecer.

La mejor forma de eliminar una reacción alérgica a las mascotas es sacarlas de casa. Sin embargo, la caspa de la misma puede continuar por casa durante semanas o meses.

Ácaros

Los ácaros son insectos microscópicos que viven en colchones, almohadas y muebles con tapizados. Buscan humedad y su comida favorita, trocitos pequeños de piel humana. Los alérgenos salen tanto de sus excrementos como de sus cadáveres, y se acumulan en la ropa de cama, el polvo y los muebles, e irritan vías aéreas y ojos al contacto.

Hay ciertos cambios fáciles de implementar para reducir la presencia de ácaros en casa.

Látex

La alergia al látex es una reacción a las proteínas presentes en la savia del árbol del caucho, *Hevea Brasiliensis*.

Esta alergia se suele desarrollar tras exposición repetida a productos médicos y/o de consumo que contengan látex natural.

La alergia al látex supone un peligro importante para la salud para ciertas poblaciones: personal médico, pacientes con espina bífida, trabajadores de ciertas industrias, etcétera.

Es de notar que esta alergia empieza por mostrarse de manera leve, avanzando con el tiempo y pudiendo llevar hasta a la anafilaxis.

Medicamentos

Las alergias a la medicación pueden provocar desvanecimientos, náuseas, dificultades al respirar, retortijones estomacales o causar hinchazón en boca y garganta. Estos síntomas pueden darse al momento de ingerir la medicación o varias horas después.

Entre los mayores alérgenos nos encontramos:

  • Antibióticos
  • Aspirina y drogas antiinflamatorias no-esteroidales como el ibuprofeno
  • Anestesia
  • Quimioterapia

¿Cómo se diagnostican las alergias?

Algo esencial es saber qué alérgenos te causan síntomas, sobre todo a la hora de poder evitarlos. Para hacerte las pruebas y recibir un diagnóstico acertado, necesitas una cita con un servicio de alergología. El alergólogo se ocupará de:

  • Revisar el historial médico
  • Preguntar por la frecuencia y severidad de los síntomas
  • Preguntar qué actividades podrían exponer a tu hijo a los alérgenos
  • Preguntar sobre los ambientes de casa y trabajo
  • Realizar un examen físico de ojos, oídos, nariz y pulmones

Según lo obtenido en esta ronda de información, el alergólogo determinará si son necesarias pruebas de alergia, las cuales pueden incluir exposición y análisis de sangre. Tras este paso, el alergólogo te ayudará a entender los resultados y desarrollar un plan de tratamiento para tu pequeño.

Si piensas que tu hijo podría tener una alergia, no dudes en consultar con nuestro equipo de especialistas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad