Recomendaciones sobre la realización de pruebas de diagnóstico por imagen en los niños

La Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) publicó en 2014 un documento con una serie de recomendaciones sobre la realización de pruebas de diagnóstico por la imagen, cuyo objetivo es reducir, en la medida de lo posible, la exposición a las radiaciones ionizantes de la población en general, con especial atención a la población pediátrica, la cual tiene una sensibilidad a éstas 3 ó 4 veces superior a la población adulta.

Entre estas recomendaciones, hacemos un breve comentario de aquellas en las que la Ecografía resulta especialmente indicada, dada su inocuidad, pues no utiliza radiaciones ionizantes, y la alta sensibilidad y especificidad demostrada en las situaciones clínicas que pasamos a comentar a continuación:

  • Uso de la Ecografía como técnica diagnóstica inicial en niños con sospecha de apendicitis aguda, ya que la ecografía en estos casos ha demostrado una sensibilidad y especificidad de hasta un 94%, dejando la TAC para los acasos no concluyentes.
  • Uso de la Ecografía como técnica de imagen de elección en niños con sospecha de invaginación intestinal, donde la ecografía ha demostrado una sensibilidad y especificidad entre el 98 y el 100%, pudiendo la Ecografía junto al estudio Doppler valorar la obstrucción y el compromiso vascular del asa invaginada, siendo junto con la historia clínica suficientes (no hay que olvidar que la realización de una radiografía de abdomen equivaldría a realizar 35 radiografías de tórax).
  • En niños y adultos, sobre todo niños y jóvenes, con criterios diagnósticos de enfermedad inflamatoria intestinal (EII), la Ecografía ha demostrado una sensibilidad y especificidad prácticamente similar a la resonancia magnética en cuanto a precisión diagnóstica, valoración de la actividad y detección de complicaciones, habiendo sustituido junto con la Resonancia Magnética y la cápsula endoscópica al estudio baritado intestinal.
  • Cuando se detectan en la exploración física signos que hacen sospechar displasia congénita de caderas en el primer año de vida, las pruebas de diagnóstico por la imagen son fundamentales, siendo sobre todo en los primeros 6 meses de vida, cuando no existe osificación de la cabeza femoral, la Ecografía la técnica de elección, no debiendo realizar radiografía de pelvis.
  • En mujeres menores de 40 años sin factores de riesgo, no está indicada la mamografía como técnica inicial de diagnóstico por la imagen, pues debido a que las mamas en estas edades suelen mostrar mayor densidad, la mamografía tiene menor sensibilidad y especificidad, lo que llevaría a realizar pruebas complementarias y biopsias innecesarias, siendo pues en este grupo de edad los beneficios de la mamografía inferiores a los riesgos.

En este rango de edad si la clínica o palpación son positivas la Ecografía sería la técnica diagnóstica inicial recomendada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad