Cómo ayudar a los niños con bruxismo (rechinar de dientes)

Si observas que tu hijo aprieta o rechina los dientes cuando duerme, es muy posible que padezca bruxismo, una afección bastante común en niños.

¿Qué es el bruxismo?

Bruxismo es el término médico para rechinar los dientes o apretar las mandíbulas. Muchos niños lo padecen, pero la mayoría lo supera. El bruxismo a menudo se da durante las fases de sueño profundo o cuando los niños están bajo estrés.

¿Cuáles son las causas del bruxismo infantil?

Existen diferentes motivos para el bruxismo. En algunos casos, los niños pueden sufrirlo porque los dientes superiores e inferiores no están alineados correctamente. Otros lo padecen como respuesta al dolor (de oído o la dentición). Los niños pueden rechinar los dientes como una forma de aliviar el dolor, igual que nos frotamos un músculo cuando está dolorido.

El estrés, la tensión nerviosa o la ira son otra causa. Por ejemplo, un niño podría estar preocupado por los exámenes del cole o por un cambio en la rutina (un nuevo hermano o maestro). Incluso las discusiones familiares pueden causar estrés y provocar el rechinar de dientes o apretar la mandíbula.

Algunos niños hiperactivos también tienen bruxismo. En ocasiones, niños con otras afecciones médicas (como parálisis cerebral) o que toman ciertos medicamentos pueden desarrollar bruxismo.

Cómo afecta el bruxismo a la salud de los niños

Muchos casos de bruxismo no son detectados y pasan inadvertidos. Sin embargo, otros causan dolores de cabeza o dolores de oído.

En algunos casos, el rechinar y apretar durante la noche puede desgastar el esmalte dental, astillar los dientes, aumentar la sensibilidad y causar dolor facial severo y problemas en la mandíbula, como la enfermedad de la articulación temporomandibular (ATM).

¿Cómo se trata el bruxismo infantil?

La mayoría de los niños superan el bruxismo con la ayuda de los padres y visitas al dentista para controlar el problema.

Cuando el rechinar y apretar de dientes produzca dolor o daño dental, el dentista puede recomendar una férula de descarga especial hecha a medida para que tu hijo la lleve durante la noche.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo si tiene bruxismo?

Sea cual sea la causa del bruxismo (física o psicológica), puedes ayudar a tu hijo tratando de relajarlo antes de acostarse, por ejemplo, con un baño caliente, escuchando música relajante o leyendo un libro.

Si el bruxismo está causado por el estrés, intenta averiguar el origen de la preocupación de tu hijo y trata de ayudarlo. Por ejemplo, un niño que está preocupado por su primera acampada podría necesitar que le aseguréis que todo irá bien y que estaréis cerca si es necesario.

Si el problema es más complicado, como una mudanza, cambio de colegio, divorcio… intenta razonar con tu pequeño y calma cualquier temor. Si es necesario, puedes acudir a nuestro psicólogo infantil.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad