¿Por qué es aconsejable realizarnos un estudio de la marcha y la pisada?

Hasta hace unos 10 años, prácticamente nadie había escuchado hablar de los estudios biomecánicos de la marcha y la pisada. Sin embargo, con el auge del deporte como elemento fundamental y clave para una buena salud general, estos estudios han comenzado a recobrar especial importancia.

Estos estudios se basan fundamentalmente en exploraciones exhaustivas de las distintas partes q conforman nuestro cuerpo (pies, piernas, caderas y espalda). En ellos se valora el buen estado y funcionamiento de los músculos y articulaciones que forman nuestro cuerpo así como el buen reparto de las cargas sobre nuestros pies, base fundamental en nuestras vidas, permitiéndonos detectar posibles alteraciones o deformidades en nuestra marcha o en el funcionamiento integral de nuestros músculos y huesos. Esto es realmente importante para poder desarrollar con normalidad y sin riesgo de lesiones nuestra actividad laboral y deportiva diaria y la de nuestros pequeños.

Hoy día, es muy frecuente encontrarnos en nuestras consultas de Podología, pacientes que acuden con lesiones musculares, tendinosas o articulares, que han empezado a realizar deporte entre los 30 y 40 años de edad, después de haber estado mucho tiempo sin realizar ninguna actividad deportiva e incluso sin haberla practicado nunca. Igualmente ocurre en niños que empiezan desde muy temprana edad a realizar actividades deportivas. Este tipo de lesiones pueden ser prevenidas con un estudio biomecánico de la pisada y de la marcha previo, realizado por un profesional sanitario especializado en el tema, como puede ser un Podólogo/a. De hecho los podólogos recomendamos que antes de empezar a realizar un deporte, es recomendable realizarnos un estudio de la marcha y la pisada, para poder detectar posibles anomalías o alteraciones en la marcha y evitar así lesiones y molestias posteriores.

Además en estos estudios también aconsejamos sobre las características de un buen calzado para la vida diaria de cada paciente y la actividad deportiva específica que vaya a desarrollar, algo especialmente importante para un buen rendimiento deportivo.

La edad a partir de la cual es recomendable realizar estos estudios es a partir de los 3 años, que es cuando el niño empieza ya a adquirir su marcha más estable y sus huesos y músculos empiezan a adquirir la capacidad necesaria para hacer rectificaciones por ellos mismos.

En muchas ocasiones, gracias a estos estudios y tratamientos con plantillas, vendajes funcionales, ejercicios, masoterapia y un buen calzado hemos podido llegar a evitar intervenciones posteriores.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad