Cómo tratar la piel seca y la dermatitis atópica

Vivir con 4 estaciones significa ajustarnos constantemente al cuidado de la piel de nuestros pequeños. En invierno, la piel seca es consecuencia de la gran diferencia de temperatura entre el exterior y el interior y la falta de humedad en el aire. La piel seca tiene un aspecto diferente en cada niño, y además puede causar diferentes sensaciones. Algunas pieles se verán secas y escamosas, mientras que otras solo experimentarán tirantez en ciertas áreas. A continuación, AI PEDIATRÍA te da las claves para cuidar y prevenir la piel seca durante los meses más fríos.

Hidratar

Durante los secos meses de invierno, mantener hidratada la piel de los niños puede ayudar a combatir la piel seca. Aunque generalmente nos preocupamos más por la hidratación en los meses más cálidos, la hidratación es importante durante todo el año. Un componente fundamental para el cuidado de la piel de nuestros hijos es asegurarnos de que beban suficientes líquidos.

El SPF

La protección solar no es solo para el verano. Hay que proteger a los niños de los rayos UV todo el año. La nieve refracta hasta el 80% de los rayos UV del sol, cosa que puede dañar la piel de tu hijo. Si tu familia es de las que disfruta pasando tiempo en la nieve, asegúrate de protegerla usando un protector solar con un SPF adecuado.

Aprovecha la humedad

El momento ideal para aplicar una crema hidratante es después del baño, mientras los niños aún están húmedos. Cuando la piel está mojada, la loción se absorbe mejor sobre la superficie de la piel. Masajea la crema hasta que se absorba por completo y en caso necesario aplícala varias veces al día.

¿Qué es la dermatitis atópica?

A diferencia de la piel seca, la dermatitis atópica es una reacción inmune que produce descamación y manchas rojas en la cara y el cuerpo. La dermatitis atópica tiende a ser más común en los niños durante los meses secos de invierno. Los brotes, que pueden causar picazón extrema, son más frecuentes durante esta estación como resultado de la exposición de la piel a dos climas drásticamente diferentes: frío y cálido. La dermatitis atópica no es simplemente “tener la piel seca”, sino que es una afección hereditaria, y está causada por una variación genética que evita que la piel combata la sequedad común causada por agentes externos (alergias, irritantes, etc.).

Es importante que los casos serios de dermatitis atópica sean tratados por un pediatra, especialmente cuando la piel empieza a descamarse, agrietarse o a sangrar. Acude a AI PEDIATRÍA para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad