En el periodo de recién nacido, existen dos facetas importantes que es necesario valorar. Una es la higiene del niño y otra, la alimentación.

En el periodo de recién nacido, existen dos facetas importantes que es necesario valorar. Una es la higiene del niño y otra, la alimentación. Ambas son igual de importantes

En lo que respecta a la HIGIENE, debemos cuidar especialmente:

CORDÓN UMBILICAL. Cuidar al máximo la limpieza e higiene.

  1. Lavado de manos.
  2. Tomar una gasa estéril por las cuatro puntas (extremos), de manera que la zona central no se ponga en contacto con las manos.
  3. Impregnar con alcohol de 70º la zona central de la misma.
  4. Limpiar la base del ombligo, rotando suavemente.
  5. Limpiar con otra gasa la pinza.
  6. No cubrir con gasa.
  7. Se colocará el pañal doblado por debajo del cordón, de manera que no se humedezca con la orina.
  8. Una vez se caiga el cordón, continuar haciendo limpieza con alcohol de 70º hasta que cicatrice.
  9. La cura se realizará 3 veces al día y siempre que se haya manchado por deposiciones u orina.

Si a pesar de realizar correctamente las curas del cordón desprende mal olor, secreciones, sangre, etc… consulte a su pediatra.

OJOS Se limpiarán una vez al día, preferentemente a la hora del baño y antes, si tuviera alguna secreción. Para su limpieza se utiliza suero fisiológico, gasas (una para cada ojo), limpiando desde la zona interna (borde nasal) hacia la externa, para evitar el contagio.

OÍDOS Se utilizarán bastoncillos, empleando un extremo para limpiar y el otro para secar, limitándose al pabellón auricular, ya que si se introducen en el conducto auditivo se podrán producir tapones de cerumen y lesiones.

UÑAS No es recomendable cortarlas antes de los 20-30 días de vida, para evitar herir el lecho ungueal. Si el niño se arañase, sería suficiente introducir sus manos en las mangas de la camiseta, a modo de guantes.

GENITALES Se prestará especial atención a la higiene en las niñas, limpiándose de arriba hacia abajo, para evitar infecciones, separando los labios y secando bien. No es recomendable el uso de polvos de talco. Secar minuciosamente los pliegues. Conviene disponer de una esponja para uso exclusivo de esta zona.

BAÑO Se comenzará a realizar una vez haya cicatrizado la herida umbilical (1-2 días después de la caída del cordón). No abusar de jabones (a días alternos). Después del baño, se insistirá en la hidratación de la piel con cualquier preparado para niños (preferiblemente aceite de almendras). Es conveniente no utilizar colonia directamente sobre el cuero cabelludo.

DEPOSICIONES Durante los primeros días, el niño puede hacer deposiciones en cada toma, disminuyendo el número de las mismas posteriormente. Si transcurren más de 3-4 días sin defecar, consulte a su pediatra. Las deposiciones normales durante los primeros días de vida son de color verdoso y de consistencia blanda, pasando luego a ser amarillas. Posteriormente su color y consistencia dependerán de la dieta que siga el niño.

VESTUARIO No es conveniente abrigar excesivamente al niño. No se debe guiar por la temperatura de las manos o los pies del bebé, ya que éstas serán las partes más frías de su cuerpo. La temperatura de la habitación debe ser de unos 21º-23º C. Se deben tomar precauciones con el uso de calefactores individuales. Ventilar la habitación diariamente. Evitar las corrientes.

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad