Bolsa escrotal vacía

La ausencia de un testículo en la bolsa escrotal es un problema muy frecuente con el que los padres acuden primeramente a la consulta del pediatra para ser valorado por éste y seguidamente derivar al niño a la consulta de Cirugía Pediátrica.

Para una mejor comprensión de esta patología, la dividiremos en tres situaciones parecidas pero al mismo tiempo con unas diferencias muy importantes que condicionarán una actuación terapéutica diferente en cada caso. Describiremos por tanto: criptorquidia verdadera, teste retráctil y teste en ascensor

CRIPTORQUIDIA VERDADERA

Durante el desarrollo embrionario el testículo se forma dentro de la cavidad abdominal y desciende por el conducto peritoneo-vaginal hasta su posición fisiológica en la bolsa escrotal, donde se encuentran las condiciones más idóneas para su adecuado desarrollo. Cuando este proceso de descenso testicular no se completa, el teste queda detenido a lo largo del trayecto inguinal o dentro de la cavidad abdominal.

Clínicamente se detecta precozmente en los primeros meses de vida. Generalmente la mejor prueba para la localización del teste, si no logramos palparlo en el canal inguinal, es la ecografía, que además nos dará información de sus características estructurales y tamaño.

La actitud terapéutica al principio es el control en la consulta durante el primer año de vida, ya que está demostrado que durante este período todavía es posible el descenso espontáneo. Si transcurrido ese tiempo la situación clínica no ha variado se indica realizar intervención quirúrgica. El abordaje se hace por vía inguinal ya que en el 90% de los casos hay que corregir también una hernia inguinal a la vez que se realiza el descenso del testículo y su fijación (orquidopexia)

TESTE RETRACTIL

Se define teste retráctil como aquel que habitualmente no se encuentra en la bolsa escrotal, pero que manualmente podemos bajarlo a la bolsa, aunque por sí solo no es capaz de mantenerse dentro de ella. Se produce por un mal desarrollo del cordón espermático que nutre el testículo, creciendo como si fuera un muelle.

Clínicamente se manifiesta en edades más tardías, 2-4 años, y el tratamiento es quirúrgico, siendo el abordaje unas veces vía inguinal y otras vía escrotal, según los datos de la exploración preoperatoria.

TESTE EN ASCENSOR

Se llama así el testículo que sube al canal inguinal pero es capaz de bajar espontáneamente a la bolsa escrotal y permanecer en ella. Es un problema muy frecuente que se produce por un aumento del reflejo cremastérico en el niño, ya que el cordón espermático está envuelto por el músculo cremaster.

Generalmente no precisa intervención quirúrgica ya que evoluciona favorablemente, y solo se indicaría cirugía si se convierte en un teste retráctil o la exploración demuestra una progresiva disminución de tamaño en el desarrollo con respecto al contralateral.

Para terminar, decir que la cirugía que se realiza para tratar este problema se hace bajo anestesia general, con régimen de hospitalización de día. Es una cirugía con muy pocas complicaciones que los niños toleran muy bien, con un corto período de tiempo de convalecencia y cuando están en edad escolar una rápida incorporación a su vida en el colegio.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad