Prevención de enfermedades

Los colegios pueden llegar a ser un campo de batalla para los gérmenes. Nuestros curiosos hijos están siempre explorando tierras desconocidas y atrayendo gérmenes por el camino. Mantener limpios a nuestros pequeños y alimentarlos correctamente puede ayudar a aumentar sus defensas contra diferentes enfermedades. AI PEDIATRÍA te da este mes los mejores consejos en prevención de enfermedades para mantener a tus hijos sanos durante la época de gripe y resfriados.

Consejos para una buena higiene infantil

Las manos limpias son la clave para prevenir la propagación de infecciones. Los niños deberían lavarse las manos:

  • Después de jugar en la calle
  • Antes de comer
  • Después de estornudar
  • Después de ir al baño
  • Si las manos parecen sucias

Es importante enseñar a los niños a cubrirse la boca y la nariz con un clínex al toser o estornudar. Después hay que tirar el clínex a la basura inmediatamente y lavarse las manos. Si no hay pañuelos de papel a mano, es mejor que tosan o estornuden tapándose con el pliegue del codo.

¿Por qué la buena higiene es tan importante?

Los niños juegan y aprenden muy cerca los unos de los otros. Los gérmenes pueden transferirse con facilidad en estas situaciones y propagarse al resto de la familia en casa. Los brotes de resfriado común o los famosos “virus estomacales” son muy frecuentes al principio del curso escolar. Educar a tu hijo en buenos hábitos de higiene es la mejor manera de prevenir enfermedades y mantener sana a toda la familia.

Una dieta saludable

Tanto si tu hijo come en la escuela o va a casa a comer, una dieta variada y equilibrada ayudará a proteger su salud, al tiempo que favorecerá un crecimiento y desarrollo correctos. Comer sano también estimula la concentración durante las horas de clase y ayuda al sistema inmune a combatir enfermedades. Las comidas deberían contar con gran variedad de alimentos sanos y bajos en grasas y azúcares. La fruta y la verdura tienen que estar incluidas en todas las comidas.

El agua es siempre la opción más saludable para beber en la escuela. Evita las bebidas con un alto contenido en azúcares, edulcorantes o aditivos. Es importante que los niños se mantengan bien hidratados a lo largo de toda la jornada. La deshidratación leve puede provocar falta de concentración, letargo, irritabilidad y dolor de cabeza, que pueden hacer que los niños sean más propensos a contraer enfermedades.

Estos pequeños consejos pueden marcar la diferencia entre día de cole y día de cama. Las manos limpias y las comidas sanas son la clave para un invierno sin gripe.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad