Potencia la inmunidad de tus hijos este invierno

El invierno puede parecer a veces un ciclo interminable de secreción nasal, fiebre y tos. Si bien es nuestro trabajo atender a tus hijos cuando están enfermos, ¡preferimos verlos solo una vez al año cuando están sanos! Si estás buscando maneras de evitar sentarte en la sala de espera de Asistencia Integral de Pediatría este invierno, además de vacunarlo contra todas aquellas enfermedades prevenibles, hemos reunido algunos consejos sobre cómo fortalecer el sistema inmunológico de tu hijo.

Es importante dormir suficiente

El sueño reparador es muy importante para reforzar el sistema inmunitario de tu hijo. Esto significa que debería dormir el tiempo suficiente según su edad.

Para garantizar una buena noche de sueño, procura apartarlos de las pantallas al menos 30 minutos antes de acostarse y no permitas que haya televisores, tablets o móviles en sus habitaciones. La implementación de una rutina a la hora de acostarse también puede ayudar a que tus hijos se acuesten a tiempo para garantizar que duerman lo suficiente.

Agua y jabón

Lavarse las manos regularmente durante la temporada de resfriados y gripe es una de las mejores formas de evitar caer enfermo, pero no lo hacemos con la frecuencia necesaria. Procura que tu hijo se lave las manos antes y después de las comidas, después de volver de la escuela o guardería, después de usar el baño, tocar mascotas o jugar afuera, después de estar en contacto con alguien enfermo o después de sonarse la nariz, toser o estornudar. Esta buena práctica también es válida para el resto de la familia.

Una dieta equilibrada

Si tus hijos se alimentan a base de nuggets de pollo y pizza, no estás haciendo nada para ayudar a su sistema inmunológico. Una dieta rica en frutas, verduras y otros alimentos ricos en nutrientes ayudará a aumentar su inmunidad. Si tu hijo es melindroso a la hora de comer, intenta esconder los alimentos favorecedores del sistema inmune en platos que le gusten. Por ejemplo, las espinacas (excelente fuente de vitaminas y minerales esenciales) se pueden disimular en las salsas para pasta, picar y agregar a una tortilla, o mezclarlas en los batidos de frutas.

Si quieres más consejos sobre nutrición infantil, pincha aquí.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad